Muchas personas especiales, muchos paisajes únicos y la satisfacción de haber vivido en un pueblito lleno de tantas bondades, es lo que nos llevamos de Baños de Agua Santa-Ecuador. En lo particular soy muy sentimental y detesto las despedidas… y mas cuando te identificas tanto con un lugar y su gente. No se si a otras personas les pasa como a mí, pero es una mezcla de sentimientos entre querer seguir recorriendo nuevos lugares y no querer dejar de ver a los que aprecias.

Personas inolvidables

Con esta experiencia de vida valoramos más a cada persona que conocemos, de maneras distintas nutren nuestra existencia y de eso estaremos eternamente agradecidos con Dios. Tal fue el caso de los amigos: Estefani, Ulfrides, Johana, Silvana, Frank, Migue, Phill, Omar, Alex, Doña Normita, Don Luna y muchos más que aunque no los nombramos porque sería una larga lista, saben que están presentes y para nosotros siempre serán recordados con cariño.

Todas las palabras positivas, los buenos deseos hacia nosotros y la energía para continuar que nos dieron, llenaron nuestros corazones y nos motivaron a continuar dando este gran paso de vivir viajando y descubriendo lo espectacular que es el mundo.

Sabemos que volveremos, tenemos que volver a donde fuimos tan bien tratados y queridos por gente maravillosa y una encantadora naturaleza que siempre estará allí para apreciarla una vez más.

Buenos momentos

Los buenos momentos llenan el alma y de eso nos encargamos cada día, coleccionar buenos momentos… Aunque los malos también llegan, de ellos aprendemos y nos hacemos mas fuertes, como dicen por ahí, absorber lo bueno y desechar lo malo, de eso se trata.

Siempre he sido de las que piensa que debemos ser un buen recuerdo en la vida de las demás personas, el enriquecimiento mutuo hace que el mundo sea mejor, aportar positivamente así sea con una sonrisa, hace mucho y no cuesta nada.

Además, en el mundo de los viajeros siempre encuentras personas en esa sintonía y es lo que más nos encanta de la decisión que tomamos. Fueron varios meses en Baños y en realidad sentimos como si pasaron años, eso se debe a la cantidad de momentos que coleccionamos en nuestra memoria y por esa razón dedicamos nueve capítulos a este pedacito de cielo. Nos hubiese gustado quedarnos, sin duda es un lugar único y tranquilo para vivir, pero debemos ir por más aventuras, por mas lugares, por mas gente bonita y continuar haciendo realidad nuestro sueño viajero.

Un agradecimiento desde el fondo de nuestros corazones a Baños y su bella gente, por apoyarnos y ser el primer destino de muchos que recorreremos, hasta pronto!!!!